Loading...
CuriosasSocial

Pasean con su amigo muerto por la ciudad y “lo llevan a ver” strippers

GD Star Rating
loading...

Una curiosa noticia involucra a dos hombres que son acusados de conducir un vehículo con una persona muerta a bordo y utilizar su tarjeta de débito para retirar 400 dólares en un club de nudistas. Los cargos que enfrentan son de robo de identidad, abuso de un cadáver y usurpación de personalidad.

Los involucrados se llaman Robert Young y Mark Rubinson y se encuentran libres por haber pagado una fianza.

Los investigadores alegan que Robert Young  y Mark Rubinson, de 25 años, condujeron con el cuerpo de su amigo Jeffrey Jarrett de 43 años durante varias horas.

Robert Young, de 43 años, que enfrenta cargos que incluyen abuso de un cadáver. Habló ante una audiencia el jueves en Denver.

En mi mente, yo quería creer que estaba inconsciente. Yo no quería llamar al 911″. “Yo no quería creer que estaba muerto.”

Según los informes policiales, la noche en la ciudad comenzó cuando Young fue a la casa de Jarrett y este no le respondió.

Pero en lugar de llamar a las autoridades, según la policía, Young fue a buscar Rubinson.

El dúo regresó a la casa de Jarrett y coloco a este en el vehículo deportivo de Rubinson y se dirigieron a un club nocturno donde estuvieron bebiendo por más de una hora, dejando el cuerpo de Jarrett en el auto, de acuerdo con los registros policiales.

La policía dice que los dos hombres usaron la tarjeta de Jarrett para pagar por las bebidas el 27 de agosto, señalando que “no tenían el consentimiento de Jarrett”. Y es bastante lógico considerando que estaba muerto.

Young dijo que Jarrett le debía dinero y le dio su tarjeta de crédito, y agrego que se dio cuenta que  Jarrett había muerto cuando se fueron del bar entonces  lo llevaron nuevamente a su casa y después notificaron a la policía.

Una historia muy entramada con muchos dimes y diretes, lo cierto es que este caso se parece a la película de finales de los 80 (1989) Fin de semana de locura (Weekend at Bernie’s) en la cual dos jóvenes empleados de una compañía de seguros pasan un fin de semana de mucha actividad con su jefe muerto. Una vez más, la realidad y la ficción van de la mano